DOBLES



Los que se ausentan
dejan un rastro de dobles por la ciudad.
No contestaste nunca sus cartas.
Y ahora es tarde para sentarse a escribir.

Ellos, en cambio, piensan en ti.
Se apoyan en el hielo
donde están hundidos hasta la cintura
(algunos hasta la cabeza: esos dictan),
y te dedican notas con todo el tiempo del mundo,
risueños o molestos,
demonios subalternos
llamados antes de hora.


Presentación: 'Els noms dels seus déus'



Jueves 21, a las 19.30h en la librería Calders.

Evento en Facebook.

CUEVA


Estás a solas con la luna
pero la luna poco tiene que ver contigo.

Vas a la deriva por el sueño de los otros.
Ellos, que no están en ningún lado,
no sienten cómo destrenzas la noche
y no sabes ordenarla después. 

La verdadera muerte
es la ausencia de muerte,
tan lenta como la vida.
El amanecer es imposible
para los que esperan en sal.


LÉMUR


La carcasa de ti misma que dejas atrás se deshará cuando lo ordene tu canción. Tú estás con el agua, con las larvas. Te quedas a vivir después del paisaje.


Soga


Un poema de José Ángel Valente

¿Qué son estas nubes, dime, que el viento arrastra como cabelleras al término encendido de la tarde? ¿Hiciste tú ese camino? ¿Sin mí lo hiciste? ¿Cuándo?


De No amanece el cantor