Un poema de Paul Celan



Irisch

Gib mir das Wegrecht
über die Kornstiege zu deinem Schlaf,
das Wegrecht
über den Schlafpfad,
das Recht, daß ich Torf stechen kann
am Herzhang,
morgen.

*

Irlandés

Dame derecho de tránsito
sobre la escalera de maíz hacia tu sueño,
el derecho de tránsito
sobre el sendero del sueño,
el derecho de poder sacar turba
en la pendiente del corazón,
mañana.

-
turba: combustible fósil formado de residuos vegetales acumulados en sitios pantanosos, aparentemente
abundante en Irlanda.

UN SANTO



En el camino, después de muchos kilómetros, encontré un pozo. Me tumbé al lado, dejando que la sien derecha tocara la piedra azul y fresca, bajo la breve sombra del brocal. Dejé el bastón en mi mano, por si soñaba que seguía caminando.

Pero en el sueño reptaba una culebra. Se me torcía al cuello, y acercándose a mi oído dejaba que su lengua entrara y saliera del hueco. Yo escuchaba medio dormido. Al despertar, vi a una mujer sacando agua del pozo, izando la cuerda. Me hablaba, como siguiendo una conversación. No le contesté, no podía hablarle, habían cambiado el mundo y los cuerpos que vendrían a mis manos, y era irrevocable mi condición.


DE LO QUE ENCONTRÉ UN DÍA AL VOLVER A CASA


Empieza con un chorro que sube
remontando el curso natural.
Estaba en un cuerpo sólido,
bajo luz forense y blanca.
Ahora es oro. De los restos
toma la conclusión, lo purgado.
Busca el vientre gemelo
para mezclarse con otros
proyectos de ruina. Y así,
en este lugar al menos,
dos personas están juntas.



Esfera (sueño del 3 de agosto)



Esta esfera azul que flota en la oscuridad. Está muy cerca de mi cara, de hecho la siento entrar por los pómulos, y que me toca el hueso. Debería saber si es grande o muy pequeña. Debería saber si es un planeta, o si estoy debajo del agua. Su esplendor tiembla como el velo de una medusa.


Pero estoy muy satisfecho. Despierto a mi novia para hablarle de la molécula (ahora ya sé lo que es). Le explico que mañana no tendré que preocuparme por esto. Que ya la tengo en la cara, en los huesos. Ella no me entiende, es dulce su asombro de madrugada. Le dejo que siga durmiendo.